Seleccionar página

Las vallas y los cierres vegetales para el jardín pueden ser, además de elegantes y bonitos, muy funcionales ya que garantizan privacidad en el jardín y en la parcelación; delimitan los espacios y crean barreras visuales y también reducen el ruido, el polvo de la ciudad y de los coches y minimizan el viento que llega a nuestro jardín.

Una vez ya están bien formadas, las vallas aportan protección y seguridad, se pueden elegir especies con un alto poder de contrapelo a animales y personas no invitados a entrar, por ejemplo vegetación con espinas.

En cuanto más al aspecto visual, las vallas pueden tener diferentes plantas como las que toleran las podas rectangulares, lo que da una sensación de orden y elegancia en el jardín, o bien se pueden plantar plantas de crecimiento libre como es el caso del Formio (Phormium tenax), que no necesita poda y que da un aspecto más natural a jardín.

Otras vallas son las llamadas «bajas» que son perfectas para delimitar caminos y separar espacios en el jardín, sin ocultar las vistas, sencillamente cumplen la función de crear interés en el espacio.

Si eliges bien la especie de planta que utilizarás y conoces con exactitud cómo se planta, cuál es su mantenimiento o como se poda, el éxito está garantizado.

La principal función de una valla es dar privacidad, mantener las vistas de la vivienda, los espacios comunes de jardín y alejar la mirada de los curiosos.

A Joan Cortiada disponemos de todo tipo de herramientas para ayudarte en la poda o mantenimiento de los cierres de tu jardín. Pregunta a nuestros profesionales cuál es tu caso concreto para encontrar el mejor aliado en tu tarea.

Como elegir bien la especie que hará de valla de tu jardín?

Es muy importante saber cuál es la mejor especie que cumplirá con tus objetivos como valla para tu jardín. Existen varios factores a tener en cuenta:

• Observar la cantidad de luz

Si quieres que el cierre crezca de manera uniforme y que toda la valla se forme en el conjunto debe recibir la misma cantidad de luz. Lo ideal es que sean muchas horas, ya que cuanto más sol, más rápido crecerá. Pero hay que tener cuidado con los excesos.

Hay plantas que no toleran grandes dosis de luz, de hecho, muchas de ellas terminan quemando. Lo mejor es que antes de plantar alguna especie, te asegures qué necesidad lumínica tiene.

• Elegir las especies correctamente

Todo dependerá del espacio disponible, mientras con la que quieras tener resultados, si tendrán o no riego, el tamaño que tendrá en un futuro ….

Abonado y riego

Cuando se planta hay que tener cuidado de la tierra y si además se hace un abonado con materia orgánica (humos de lombriz, estiércol, …) está ayudando a que el sistema radicular de la planta se desarrolle adecuadamente y crecerá mucho mejor.

El riego también es indispensable. Un aumento de la cantidad de agua impedirá que tus plantas sufran sequedad, lo que sería fatal para su crecimiento.

Más adelante, cuando ya haga un par de meses que la hemos plantado, podemos añadir abono químico (NPK) una vez al año, pero siempre siguiendo el consejo de un profesional.

Correcta poda de los brotes superiores

Justo después de la plantación si podamos los brotes apicales de las plantas, es decir, los que salen en la parte de arriba incrementaremos el crecimiento de los brotes laterales y horizontales, lo que ayudará a que la valla vegetal se cierre antes.

Es recomendable repetir esta poda en épocas en que el desarrollo de la vegetación se acelera (medios de primavera, principios de verano).

Cuidado con la distancia de plantación entre plantas

Plantar las plantas con poco espacio entre ellas con la intención de acortar el tiempo de cierre de la valla no es una buena idea. Todo lo contrario. A corto plazo es posible que obtengas el resultado que quieres, pero, a largo plazo esto supondrá un gran dolor de cabeza.

La belleza de un cierre vegetal bien formado reside en conseguir una uniformidad entre todas las plantas de la hilera. Tenemos que conseguir que todas ellas crezcan de manera uniforme. Por eso es muy importante tratarlas por igual en cuanto a riegos, abonado, sustrato, etc. Si a una de las plantas le falta uno de estos elementos, el desarrollo se verá negativamente afectado, lo que derivará en un efecto final desigual.

Formas de plantación

A la hora de plantar tu valla, se puede hacer de diferentes maneras:

• Una única zanja para todas las plantas que formarán el futuro cierre
• Un agujero para cada planta que dará forma a la valla
• Agujeros intercalados en zigzag (Consume el doble de plantas a la hora de plantar, pero obtendrás el resultado en menos tiempo)

Tipo de poda necesaria

Hay varios tipos de poda según el objetivo y el estado en el que se encuentre la valla:

• Poda de limpieza: una vez al año para retirar las ramas secas y mal formadas. Esta eliminación ayuda a evitar las posibles enfermedades o plagas que puedan aparecer como consecuencia de un mal estado de la valla.
• Poda de formación: es la que busca darle la forma que queremos
• Poda de brotes apicales nuevos: perfecta para estimular el crecimiento de las ramas más bajas e inferiores de la planta.
Para conseguir una valla bonita, la paciencia es fundamental. Durante el primer año de vida de la planta, el crecimiento suele estar en las raíces, por lo que, aunque no lo vemos a simple vista, está crecimiento.

Ten paciencia y seguro que verás tus esfuerzos recompensados.

Desde Joan Cortiada podemos echarte una mano en cualquier duda que tenga para su jardín. Contacta con nuestros expertos.

Fuente: Husqvarna