Seleccionar página

Todos sabemos, por muy amateurs que seamos en cuidar el jardín, que el exceso de riego a las plantas no es bueno. En algunas ocasiones podremos recuperar la planta afectada, pero es importante aprender a detectar los primeros síntomas generados por sobrerriego y evitar que estas situaciones vuelvan suceder.

Desde Joan Cortiada queremos daros algunos consejos para recuperar sus plantas si han partido sobrerriego o todo lo contrario, falta de agua. Sigue leyendo…

Síntomas de las plantas al sobrerriego

Hay síntomas comunes que causa el sobrerriego en todas las plantas como el curvado de las hojas, amarillamiento de las hojas, tallos marchitas, hojas de color pardo, aparición de hongos en el sustrato …

¿Cómo recuperar una planta que ha tenido sobrerriego?

El exceso de riego de la planta conlleva su muerte aunque si actuamos correctamente en algunas ocasiones podemos salvarla. Aunque haya presentado algunos de los síntomas que os comentábamos antes, no pierdas la esperanza. Aplicando algunas técnicas podemos detener los efectos del exceso de agua y recuperar la planta.

Es básico saber de alguna manera la causa de tanta agua como por ejemplo que la planta esté plantada en un suelo con mal drenaje, así que mejorándolo podemos salvarla. Si la planta está en un tiesto puedes poner un par de capas de grava pequeña al fondo y esto le ayudará para que el agua no se estanque. También se puede sustituir la grava por arcilla si no te gusta este tipo de drenaje.

Otro remedio es quitar con cuidado el cepellón de la maceta y envolverlo con varias capas de papel absorbente de cocina, hay que revisarlo durante las siguientes 24 horas para cambiar el papel cuando esté empapado de agua. Pasados ​​unos días podemos volver a poner la planta en su maceta correspondiente sin regarla en los próximos días. Este método es idóneo para eliminar la humedad de las raíces.

Si no estás seguro de que tu planta pueda recuperarse, mira el aspecto que tienen sus raíces. Si las raíces tienen un color amarillento o blanquecino significa que todavía no está podrida. Este indicativo facilita su proceso de recuperación.

Otra opción a tener en cuenta, para salvar la planta, es rociar las raíces con un buen arraigando. Esto hay que hacerlo antes de volver a insertarla en la tierra. El arraigando aplicado ayudará a que la planta sea más fuerte y crezca más y mejor.

Las raíces en mal estado están de color marrón, si es el caso de tu planta, lo mejor es podarla cuidadosamente, dejando sólo las raíces sanas. Finalmente, coloca la planta en la tierra o en el macetero y procura darle todas las condiciones y necesidades que requiere de forma correcta.

¿Por qué se muere la planta con el exceso de riego?

Regar en exceso las plantas no es nunca una buena idea, cada especie tiene unas necesidades y es muy importante conocerlas para tratarlas como se merecen.

La planta puede morir por la falta de un buen drenaje. Si tienes las plantas en macetas de plástico es mucho mejor trasplantarlas a una maceta de arcilla ya que retienen menos humedad.

Las plantas de interior pueden morir a causa de una humedad elevada. Esto hace que la planta no pueda liberarse del exceso de humedad que van absorbiendo sus raíces. Este caso tiene fácil solución, ventilar las habitaciones es una forma perfecta de renovar el aire y sacar la humedad sin que la planta esté al aire corriente.

La falta de cuidado y desinformación en el mantenimiento de las plantas es otro tema que podemos evitar. El riego excesivo por desconocimiento de las características de cada planta es muy común.

Cómo detectar la falta de agua en las plantas

Del mismo modo que el exceso de agua es perjudicial para cualquier planta también lo es la falta de agua. Cuando esto ocurre, algunos de los síntomas que muestran son hojas dobladas o lacias o que caen, incluso; flores caídas, hojas amarillentas o sin brillo.

Todos estos síntomas nos dicen que la planta pide agua de manera inminente. Así que riega con cuidado. También puedes meter un dedo o un palito en la tierra y sacarlo para comprobarlo. Si sale húmedo no la riegues pero si está seco el sustrato, sí.

Una planta que esté seca también puede salvarse, pero no en todos los casos, depende del grado de sequedad. Podemos sumergir el tiesto hasta la mitad dentro de un recipiente con agua durante 30 minutos, verás como comienza a recuperarse de inmediato y en los siguientes días.

Si queremos tener flores y plantas hermosas y sanas en nuestras terrazas, patios, balcones y jardines debemos conocer las condiciones de temperatura, humedad, tierra y riego que necesitan cada una de ellas y tratarlas de manera individual para conseguir mejorar su salud.

El equipo de Joan Cortiada está a su disposición para cualquier duda que tenga en el proceso de jardinería. Contáctenos.

Fuente: Jardineros profesionales